Hiperaulas: redefiniendo espacios y tiempos para un aprendizaje con mayor protagonismo

Uno de los ejes de trabajo que ocupa al equipo de Nueva Educación, y al que llamamos Aprendizaje Extendido, se refiere a nuestro convencimiento de que la enseñanza y el aprendizaje superan, ya con creces, el concepto de “aula”, tan nuclear de los sistemas educativos formales en todos sus niveles.

Centrar el aprendizaje en el estudiante, sin estar condicionados por los preconceptos de un sistema formal, nos permite iniciar experiencias que no necesariamente giran en torno a la dinámica del aula, sino que rompen con ella y tienen un alto potencial pedagógico, constituyendo entornos privilegiados por donde el aprendizaje circula, extendiendo no sólo el espacio, sino también el tiempo.

En nuestra constante búsqueda de nuevas experiencias y ejemplos, nos encontramos con una interesante nota online publicada hace algunos días: Hiperaulas: así es la escuela que desbancará al colegio tradicional, por Mariano Fernández Enguita.

Este artículo, que recomendamos, recorre iniciativas prácticas (y con fuertes fundamentos teóricos) que apuntan hacia nuevas aulas que agrupan espacios y tiempos más amplios y flexibles, en grupos más numerosos, con dos o más docentes y amplio uso de la tecnología digital.

Fernández Enguita introduce hábilmente el concepto de Hiperaulas (en contraposición a lo que llama el “aula huevera” tradicional) como entornos innovadores impulsados por diferentes organismos internacionales e instituciones de todo el mundo, que rompen con la vieja ecuación grupo+docente+aula, por propuestas más amplias y flexibles.

En esta misma línea, queremos sumar una práctica exitosa, que lleva más de un año en el Belgrano Day School, en nuestros 5tos y 6tos grados de la escuela primaria (5to y 6to año), y que cumple con las condiciones planteadas por Fernández Enguita: hiperespacios, hipermedia e hiperrealidad, y una importante resignificación del docente y su tarea.

Highlights del programa en BDS
● Los estudiantes se asocian por proyecto, ritmo y estilo de aprendizaje o interés, creando su trayecto de aprendizaje e interactuando con otros. Las  agrupaciones son por tanto dinámicas y alternativas.
● Flexibilidad para que los niños aborden su aprendizaje de manera fluida y natural, sin barreras de bloques horarios fijos por idioma, dando pleno sentido a un proyecto bilingüe, accediendo a sus docentes según sus necesidades.
● La posibilidad de optar entre materias electivas, personalizando su semana en función de sus necesidades o intereses.
● Blended Learning como enfoque es una dinámica fundamental, creando propuestas alternativas, con diferentes niveles, permitiendo la continuidad del proceso  en los tiempos personales de cada estudiante.

Un día en la vida de P5 y  P6 en el Belgrano Day School

En un día habitual, los chicos de P5 y P6 del Colegio llegan por la mañana e inician la jornada en un espacio común, interactuando libremente. En el mismo revisan su programa de horarios y actividades para su día, y preparan sus materiales dispuestos en sus lockers: básicamente su dispositivo personal y elementos para escribir.

Inician su actividad del día en un área temática determinada, encontrándose con sus docentes y compañeros y abriendo el aula virtual de la materia que el equipo docente ha preparado con propuestas diferenciadas y alternativas a elección del estudiante.

El aula virtual será una constante en su trabajo durante el día, tanto como espacio individual, como colectivo, ya que la misma se visualiza de forma constante en la la pizarra interactiva, como una especie de bitácora colaborativa. Cada niño encuentra tramos de trabajo planteados en el espacio virtual, y puede retomar ya sea en grupo o individualmente con la etapa del trabajo que sigue, registrando su trabajo personal y el que comparte con el grupo. El plan del docente incluye también espacios de seminario para compartir temas o plantear problemas a resolver de manera grupal y colaborativa.

Durante el día las áreas temáticas se van alternando y los chicos fluyen entre los diferentes espacios (presenciales y virtuales), a veces trabajan en aulas temáticas, a veces en grupo en los pasillos, o en laboratorios equipados especialmente para alguna disciplina artística o científica.

Las aulas están conectadas a internet siempre, con lo que es habitual escuchar que los llaman por Skype para participar de un intercambio con otra clase del exterior o llamar a algún experto o institución que aporte una mirada particular al tema que se tiene entre manos -desde la interpretación de un libro, hasta la reflexión sobre alguno de los Objetivos de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas.

El docente y su tarea

Para que esta actividad sea posible, los docentes realizan una meticulosa tarea de planificación, trabajando de a pares, y durante el desarrollo, monitorean a los estudiantes dando feedback individualizado para que logren avanzar o ajustar el rumbo.

Esto ha sido un cambio radical en el rol docente, que deja su actividad centrada en “dar clase” hacia un rol orientado a la planificación, preparación y seguimiento de los procesos de aprendizaje. Para esto es fundamental el planteo de objetivos por capacidades, herramientas de evaluación progresiva y rúbricas de chequeo.

Es entonces que en el modelo BDS el espacio virtual se resignifica y cobra una relevancia axial: no es un reservorio de recursos y actividades, sino que por sobre todo plantea los objetivos de alcance que dan marco a cada actividad propuesta. Los distintos descriptores y niveles de alcance (rúbricas de proceso) permiten que cada estudiante tenga una devolución de sus docentes de dónde está en su desarrollo desde novato a experto y por dónde debe continuar.  

Resignificando el tiempo y promoviendo el protagonismo

El horario funciona como un camino que los va llevando y exigiendo, además de poner en acción destrezas personales fundamentales como la auto-determinación, la anticipación, la gestión del tiempo, y manejo de prioridades.

Si bien no tiene una apertura total, tampoco se trata de una cuestión cerrada: permite la posibilidad de elegir cómo armar su semana eligiendo entre 5 áreas curriculares: Matemática, English, Science, Prácticas del Lenguaje y Ciencias Sociales. A través de las “electivas”, como las llamamos, cada niño traza el recorrido que necesita, siendo el responsable de inscribirse en sus optativas. Esta responsabilidad que se acompaña y desarrolla progresivamente tiene por objetivo que los estudiantes reflexionen sobre el aprendizaje, se conozcan a sí mismos y reconozcan sus posibilidades. Porque aprender a aprender implica aprender haciendo, por tanto a elegir se aprende eligiendo.

En esta misma línea cada niño va registrando en un diario personal sus elecciones semanales, por qué las hace, y el trabajo realizado en cada área. Esta información se utiliza para la reflexión sobre la trayectoria personal, y también es material para que cada tutora pueda trabajar con cada niño de forma personal y cercana. Las docentes y tutoras tienen asignados grupos de 25 estudiantes como máximo, e integran en conjunto con el trabajo académico actividades de desarrollo socio-emocional, respondiendo a un plan de trabajo anual organizado por ejes que apuntan a habilidades personales y sociales. Esto último resulta un pilar fundamental del proyecto, atendiendo a la subjetividad de cada niño y su contexto familiar.

Hacia adelante, un gran desafío

Por supuesto tenemos un gran desafío por delante. El desarrollo del modelo nos exige un compromiso y responsabilidad cada vez más fuertes en todos los niveles, ya que nos encontramos en un proceso de evaluación y re-diseño constante. Esto crea un clima de trabajo intenso, pero enormemente atractivo y satisfactorio por sus resultados. El proceso mismo es el cambio.

Estamos aprendiendo y creciendo junto a nuestros estudiantes, en un modelo que a las claras los coloca en el centro, y los hace verdaderos protagonistas de su educación.

Nos sumamos a las palabras de Fernández Enguita:

“Desde luego, es un desafío, pleno de incertidumbre y riesgos, pero también la oportunidad soñada de todo educador responsable y comprometido”.

Lic. Andrea Pelliccia

Lic. Francisco Lehmann

Equipo de Nueva Educación